En el Atlético no hay dudas con Simeone

Diego Pablo Simeone seguirá, como mínimo, en el Atlético hasta 2022, fecha en la expira el último contrato que firmó como entrenador rojiblanco. No hay dudas ni debates abiertos en la entidad del Wanda sobre la continuidad del técnico que ha dado un giro de 180 grados a la historia reciente del club. Cogió un equipo noqueado, sacudió el polvo que hacía vislumbrar un durísimo futuro y lo levantó del suelo para convertirlo en uno de los grandes conjuntos de Europa. Por resumir en metal, el bien más preciado en el fútbol, ha sumado en algo más de ocho años siete de los 30 entorchados que adornan el palmarés del Atlético en toda su historia.

De ahí que no se sostengan las informaciones aparecidas en Italia sobre el interés del conjunto presidido por Enrique Cerezo en Massimiliano Allegri. El que fuera técnico de la Juventus triunfal (eliminó al propio Atlético en los octavos de la Champions 18-19) ha sido asociado a un conjunto, el rojiblanco, que si algo tiene claro de su futuro (con las lógicas incertidumbres de todos los equipos en la actual crisis sanitaria) es que caminará de la mano del Cholo.

De ahí que le convirtiera, en su última renovación, en el mejor pagado del mundo, a razón de 23 millones de euros netos por temporada hasta ese 2022 del que ya hemos hablado. De ahí que sea el técnico que más influencia ha tenido a la hora de elaborar los proyectos en las últimas décadas.De ahí que todos (desde el césped a los despachos) no duden en alabar su figura como la clave del actual momento de bonanza de la entidad.

“Su calidad y compromisos son incuestionables”, zanjó en enero Miguel Ángel Gil Marín cuando el batacazo de Copa ante la Cultural hizo temblar los cimientos de la entidad y colocó en el disparadero de ciertos sectores al entrenador. Quizá fue uno de sus momentos de más dudas tras los malos resultados en LaLiga y perder la Supercopa de España en la tanda de penaltis.

“Nos va a seguir ayudando a crecer en los próximos años”, prosiguió el consejero delegado para dejar claro que ni los peores resultados harán cambiar la hoja de ruta que pasa, sí o sí, por la figura del Cholo como máxima autoridad deportiva durante las próximas temporadas.

Y es que salvo pitos muy aislados en el Metropolitano (la mayoría provocados por cambios de Joao Félix) tampoco la hinchada duda del valor del técnico que devolvió el orgullo a los rojiblancos y cambió la mentalidad del Pupas por la de un club que puede competir y ganar cualquier título.

Respeto a lo firmado

De hecho, su último partido, el pasado 11 de marzo, sirvió para agrandar su leyenda al noquear al actual campeón de la Champions. Su Atlético ganó 2-3 en Anfield al Liverpool para lograr por quinta vez la clasificación entre los ocho mejores de la Champions. A falta de la resolución del torneo, si se puede, el Atlético ha alcanzado ya dos finales, unas semifinales y unos cuartos de final (sólo el Real Madrid fue capaz de apearle esos cuatro cursos).

Méritos, junto a los siete títulos, que sirven en los despachos para explicar su altísimo salario.Ese que se ha bajado un 70% (como también la plantilla del primer equipo, del filial y del Femenino) durante lo que dure el actual estado de alarma, pero que volverá a la normalidad cuando el fútbol y la vida regresen a su cauce. Se respetará lo firmado tanto con Simeone como con una plantilla que tiene marcado a fuego dos retos si la competición regresar: meter al equipo entre los cuatro primeros en LaLiga y alcanzar otra final de Champions. Y todo ello liderado por un Simeone que no genera dudas.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*