Lemar, otra vez la llave

Durante 67 partidos se ha esperado que Thomas Lemar diera el paso al frente que justificara la enorme inversión, 72 millones de euros por el 70% de su pase, realizada durante el verano de 2018. Durante 67 partidos la afición rojiblanca ha creado expectativas que se han ido diluyendo encuentro a encuentro hasta casi perder la esperanza de ver la mejor versión del centrocampista que en el Mónaco era uno de los grandes talentos del futuro, ganando incluso el Mundial de 2018 en Rusia. Durante 67 partidos, decíamos, Lemar ha tenido oportunidades de demostrar que su exquisita zurda podía cuajar en el Atlético de Simeone.

Un Cholo que, por cierto, no se ha cansado de darle oportunidades, y también algún toque, durante estos casi dos años en los que le ha elogiado por ser un jugador que puede aportar algo “diferente” respecto a sus compañeros de vestuario. El último ejemplo, le convirtió en la sorpresa ante el Liverpool pese a llevar todo 2020 sin ser titular.

Pero esto pertenece al pasado que, como todo en el fútbol, ha quedado atrás por la pandemia que ha detenido abruptamente la actividad. Pero no así los movimientos en los despachos que, en el caso del Atlético, pasan por mirar el euro más que nunca de cara al próximo mercado de fichajes.

De hecho, sólo una salida de un jugador importante como Lemar dotaría al Atlético de recursos suficientes para poder afrontar alguna incorporación de renombre. Algo, estar en la línea de salida, que no es desconocido para el francés toda vez que su nombre fue el elegido en enero para hacer el hueco salarial necesario para afrontar la operación del deseado Cavani.

Ahora que el uruguayo es historia no lo es la petición de Simeone de reforzar la parcela ofensiva de cara al próximo curso. A la espera de cómo concluye la temporada y, sobre todo, de cómo afecta a las futuras transferencias en el Atlético tienen apuntado en rojo el nombre de Lemar para lograr la liquidez necesaria para acudir con garantías a dicha ventana de refuerzos.

La Premier, como ya pasó en enero donde se le vinculó sin éxito a Manchester United y Arsenal, parece el destino más probable de un jugador que, 67 partidos después, no ha terminado de convencer ni a los que mandan en los despachos ni en el banquillo, el mismo que ya en enero dio el visto bueno a su posible salida del club. Lemar, así las cosas, vuelve a tener la llave.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*