Carrasco, el jugador de los dos parones por Coronavirus

Yannick Ferreira Carrasco es uno de los pocos futbolistas del mundo que se ha visto afectado por dos parones de Liga en un año por culpa del Coronavirus. De hecho su regreso al Atlético de Madrid se agilizó gracias a que por culpa de la pandemia el Gobierno chino decidió suspender el campeonato de Liga allí. Una circunstancia que el pasado 31 de enero cuando llegó a España parecía algo de otro planeta. Pues bien, 40 días después el belga vio como se quedaba sin jugar con el conjunto rojiblanco por culpa del mismo motivo pero en España.

Está claro que nadie puede quedar ajeno de esta crisis sanitaria. Ni siquiera haciendo más de 20 horas de vuelo como le ha sucedido a Yannick. De este modo Carrasco se ha visto confinado finalmente en su casa. Una situación de la que escapó de China el pasado mes de enero gracias a su retorno al conjunto colchonero. El futbolista belga hacia tiempo que quera regresar a Europa, y en especial al club del que se fue. Esta temporada no quería detener su progresión porque entre otras cosas cuando tomó la decisión de volver terminaba con una Eurocopa, a la que quería llegar en plena forma. Finalmente no ha podido evitar el parón y tampoco podría jugar este verano con su selección porque directamente no se disputará el torneo.

A pesar de que Carrasco ha conocido la cuarentena por partida doble. Primero por lo que sucedió en China, allí aprovechó los últimos días en los que se podía volar fuera del país para incorporarse al Atlético de Madrid, y después por lo que ha vivido en España. Ha protagonizado una de las imágenes más polémicas de esta cuarentena. Cuando se grabó en Instagram corriendo con su perro. El club explicó que no se trataba de un entrenamiento sino de un paseo rutinario con su mascota, algo que de momento está permitido en el estado de alarma.

De este modo, Carrasco ha vuelto a ver cortada su evolución. Cinco partidos jugó desde su regreso, todos los partidos en Liga. Sólo ante el Espanyol fue titular y jugó 55 minutos. El primero fue ante el Real Madrid, unas horas después de bajar del avión. Disputó 20 minutos y agitó al equipo pero no fue suficiente para empatar. Frente al Granada tuvo más de media hora, en Mestalla 14 minutos, y frente al Sevilla casi 40.

Tanto Diego Pablo Simeone como el resto del cuerpo técnico están muy contentos por el estado de forma con el que ha regresado el futbolista belga. Un jugador que ya conoce las ideas del entrenador y que está volviéndose a adaptar a las exigencias del Cholo para ocupar los espacios en el centro del campo. Veremos como sigue su carrera después de que se levante la suspensión de la Liga española por el Coronavirus, y si consigue un puesto en la plantilla del Atlético de Madrid de la próxima temporada.

Los otros exiliados y la odisea de Carriço

Al igual que Yannick Ferreira Carrasco se vino a la Liga española, algunos de sus rivales en la Super Liga china decidieron emprender el mismo camino. De este modo el ex delantero del Granada Odion Ighalo también llegó cedido al Manchester United; Ricardo Zivkovic ha firmado por el Sheffield UnitedFernando volvió al Spartak de Moscú; y Ricardo Vaz Te aterrizó libre en el Portimonense. Todos ellos se han vuelto a enfrentar a la enfermedad pero ahora desde Europa.

Curiosamente, un jugador que esta viviendo la situación totalmente opuesta es Daniel Carriço. Abandonó hace unas semanas el Sevilla para fichar por el Wuhan Zall. Una operación que se realizó cuando la Superliga China ya estaba detenida. Así que el jugador aprovechó la estancia del conjunto chino en tierras sevillanas para comenzar los entrenamientos antes de que le permitiesen a toda la expedición regresar al país. Y a la zona cero de la pandemia, Wuhan. Un viaje que Carriço no ha podido emprender por la falta de visado. Para lograrlo ha viajado a Lisboa, y ahora se anda esperando ese papel para poder entrenar con su nuevo equipo. No tiene pinta de que vaya a ser fácil que se realice estos días ese trámite…

M.D

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*