La otra realidad del primer equipo del Atlético

ENTRENAMIENTO DEL ATLETICO DE MADRID.

Más allá de los futbolistas y de los integrantes del cuerpo técnico, que seguirán viviendo de manera desahogada por más que se lleve a cabo una rebaja en sus salarios, los héroes anónimos que los rodean quedan en una situación de inquietud total después de que ya hayan sido informados de que el ERTE, que se aplicará con la fecha del 14 de marzo en que sus funciones se vieron reducidas, en algunos casos, y directamente paralizadas, en el de otros, supondrá la reducción de un 30% en sus sueldos.

Son, sin ir más lejos, los utilleros CristianDimoMario y Fernando, cuatro de los que cuentan con una jornada más ingrata, realizando un trabajo tan oscuro como imprescindible y sin que su retribución tenga parecido alguno con el de las estrellas a las que hacen la vida más fácil cada día. Todo lo contrario, sólo esa cercanía les distinguen de cualquier ciudadano de a pie.

Poco puede hacer también, más allá de descolgar el teléfono y ofrecer algún consejo o tratar de aliviar alguna molestia que le surja a los futbolistas durante su trabajo en solitario, el grupo de fisioterapeutas formado por Esteban ArévaloJesús VázquezDavid LorasFelipe IglesiasIván Ortega y Carlos García. En la misma tesitura se encuentran los recuperadores Óscar Pitillas y Alfredo Jarodich, por más que el primero de ellos siga en contacto diario con Morata con el fin de guiarle en su proceso de rehabilitación, así como el enfermero Gorka de Abajo.

La actividad de los dos ayudantes del Profe OrtegaCarlos Menéndez y Dani Castro, más allá de asistirle en la planificación que van recibiendo los futbolistas semanalmente, también ha disminuido considerablemente. Por no hablar de la del delegado Pedro Pablo. Apenas el nutricionista David Lagos, encargado de supervisar la dieta seguida por el plantel, se mantiene con cierta ocupación. De ahí que la comunicación oficial por parte del club, cuatro días después de enterarse por MARCA, haya sido un duro golpe para ellos.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*