El Atlético de Madrid deberá decidir el futuro de Nehuén Pérez

Con el fútbol detenido por la crisis de coronavirus que asola el mundo entero, la principal preocupación de los equipos pasa por el regreso de la competición. Sin embargo, no por ello se deja de trabajar en el futuro y en la configuración de los equipos para la próxima temporada.

En el caso del Atlético, se prevé un verano sin grandes movimientos en su plantilla, con las incorporaciones reñidas al ingreso obtenido por las ventas. Si jugadores como Lemar, Arias o Vitolo pueden proporcionar una renta económica, mientras se intenta cerrar la permanencia de Thomas, el club rojiblanco estudia la situación en el centro de la defensa. Simeone cuenta con cuatro centrales de máximo nivel: Felipe, que comenzó como el cuarto jugador en el puesto pero se ha convertido en una de las grandes sensaciones de LaLiga y en uno de los centrales con mayor rendimiento de Europa, Savic actualmente establecido en el once, Giménez, muy castigado por las lesiones en su año de dar un paso adelante y Mario Hermoso, recién llegado y que cuando ha jugado ha rendido a buen nivel.
Pero el Atlético cuenta con otra bala en esa demarcación, la de Nehuén Pérez. El central argentino de 19 años está brillando en su cesión en el Famalicao portugués. Un jugador que destaca por su liderazgo y jerarquía a pesar de su juventud. Un líder natural que es indiscutible en el equipo dirigido por João Pedro Sousa y que ha notado mucho su ausencia durante la disputa del preolímpico. Un torneo donde fue indiscutible en la victoria final de Argentina pese a tener cuatro años menos que varios de sus compañeros y rivales y donde disputó todos los minutos del torneo menos el partido contra Venezuela. Pese a jugar con futbolistas de categoría Sub-23, capitaneó a su selección en dos ocasiones y marcó dos tantos para cerrar la participación de su selección en los Juegos Olímpicos de Tokio.

En la liga portuguesa ha disputado 16 encuentros, todos como titular, a los que añade dos en copa. Un Nehuén Pérez con un futuro brillante y que se incorporó al Atlético la temporada pasada en el mes de febrero después de haber brillado con su selección también en el Mundial Sub-20. No llegó a debutar con el primer equipo colchonero pese a estar tres meses a las órdenes de Simeone, que prefirió contar con Montero o Toni Moya, del Atlético B, en esa demarcación antes que en Nehuén.

AS

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*