Vrsaljko se hace fuerte

Cuando el pasado verano se diseñó la actual plantilla del Atlético, la situación de Sime Vrsaljko era una auténtica incógnita. La única certeza que había era que su contrato seguía ligándolo al club hasta 2022, pero poco más. Tras romperse el cruzado en enero de 2019 nadie podía aventurar nada más. De hecho, nadie sabría en qué estado volvería cuando comenzara con la última fase de su recuperación en el Cerro del Espino, pues el croata ni siquiera sería estaría entre los integrantes de la plantilla que arrancarían la temporada. Eso sí, se le tramitaría la ficha por lo que pudiera pasar.

Apenas ocho meses después, Vrsaljko ha despejado todas las dudas. Su estreno ante el Leganés el pasado 26 de enero constituyó toda una novedad después de que su último servicio como rojiblanco se remontara a la conquista de la Europa League de 2018. Mañana ya no será ninguna sorpresa que aparezca en el once después de participar por sexto encuentro consecutivo, sobre todo tras el derroche y el pundonor con el que se agigantó ante el Liverpool el pasado martes.

UN FIJO EN EL PLANTEL

Vrsaljko ha sabido aprovechar como nadie las oportunidades que se le han presentado. De hecho, cuando en el mes de noviembre comenzó a trabajar con el grupo, ni siquiera estaba claro su futuro en la plantilla. Obviamente aún necesitaría varias semanas para alcanzar el tono mínimo para competir, mientras que el hecho de tener a Trippier y a Arias como competidores en el puesto ni siquiera le aseguraba su permanencia, valorándose entre todas las opciones posibles la de una cesión.

Sin embargo, una vez que Simeone le vio en condiciones de poder ser alineado y aprovechando el resquicio que le dejaban las lesiones de Trippier y Arias, Vrsaljko no ha dudado en demostrar su fe por volver a ser útil a un Atlético en el que pocos esperaban su vuelta después de que saliera a préstamo al Inter, pues la operación incluía una opción de compra. Sin embargo, truncado su adiós para siempre por la grave lesión se abrió un nuevo panorama que empezó con un año de duro trabajo en soledad en Croacia y que ha continuado ahora con su nueva vida en rojiblanco convertido en un fijo, como atestiguan sus últimas cuatro titularidades y su entrada desde el banquillo en Mestalla que le sirvió para convencer al Cholo de que quizás sea a día de hoy el lateral más fiable atrás.

Marca

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*