El Atlético tiene un problema en el lateral izquierdo… ¡y viene Salah!

En Mestalla no fue ni la primera, ni la segunda ni la tercera vez. Era la décima, tras 29 apariciones, en que Simeone tenía que retirar a Lodi. En su debut como rojiblanco también se iría a los vestuarios prematuramente, entonces por una expulsión antes del descanso que comenzaría a descubrir una de sus debilidades. Un aviso que lejos de quedar en un pecado de juventud lógico en su necesario proceso de aprendizaje y adaptación al fútbol europeo ha derivado en un problema que no sólo le afecta a él, sino a todo el equipo. El Atlético tiene una fuga tremenda en el lateral izquierdo… por el que se presenta pasado mañana Mohamed Salah, la gran estrella del Liverpool.”Quieto no me voy a quedar”, advirtió Simeone tras el empate en Valencia para explicar el baile de laterales con el que había tratado de recomponer el agujero que supone Lodi. Amonestado ya desde la primera parte y con un Ferran que le superaba cada que le encaraba, El Cholo volvía a temerse lo peor, ya fuera en forma de expulsión o de autopista para el rival . Sin embargo, retirar al brasileño no era más que un parche al gran problema que arrastra desde la confección de la plantilla en verano: no hay recambio.

Cuando se apostó por Lodi nadie era ajeno a que la sensación del Paranaense respondía al clásico perfil de lateral brasileño, alegre en ataque (a día de hoy ni siquiera brilla arriba, adoleciendo de profundidad y jugando más hacia atrás que hacia adelante) y con un amplio margen de mejora a la hora de cuidar sus espaldas. No obstante, la confianza en que se acabaría adaptando y el puzzle para encajar todas las piezas en el límite salarial llevó a repetir la fórmula que venía funcionando en las últimas temporadas para doblar a Filipe: un central zurdo que pudiera hacer las veces de lateral. Sin embargo, ni un mes fue necesario para constatar que Mario Hermoso nada tiene que ver con el añorado Lucas.

El central tampoco está cómodo en la banda, con lo que el problema es de calado y la preocupación en el Atlético, máxima.Recambios forzosos Saúl, para su disgusto, es el recambio más utilizado por Simeone. Aunque su polivalencia y disposición le han permitido salir airoso la mayoría de las veces (el viernes Ferrán lo destrozó), también evidencia que se trata de una solución de emergencia al faltarle automatismos. Al tiempo que su reconversión resta músculo al centro del campo, donde ya es norma que bien él o bien Koke tengan que hacer un esfuerzo extra para echar una mano a Lodi.

Arias a pierna cambiada (obligando a Vrsaljko a olvidar de golpe sus 11 meses de inactividad) fue otro recurso en Mestalla, pero todo lo que resuelve en defensa lo pierde en ataque al no poder poner centros de manera natural. El siguiente ya sería Manu, un proyecto de magnífico lateral, pero que aún debe foguearse en el filial.Un drama en definitiva, sobre todo teniendo en cuenta la amenaza que supone Salah. No hay más que atender a las zonas por las que ataca el Liverpool en la Premier. El 37% de los goles llegan por el extremo del egipcio, otro tanto por el de Mané. Para echarse a temblar, más aún si flojea el lateral…

MARCA

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*