¿Fin de ciclo?

¿Por qué creo que estamos llegando, no ya a un fin de ciclo, sino a un fin del ciclo de los ciclos? Lo iré explicando. Nada me haría más feliz que estar totalmente equivocado.
Los ciclos no son eternos. No lo fue la Quinta del Buitre, pese a contar con mil ayudas. No lo fue el de Cruyff. Ni siquiera lo fue el de Guardiola, que rompió moldes. Y a estos les soplaba el viento totalmente a favor. La historia lo dice. El Atleti jamás ha estado tan arriba y tanto tiempo. Repasen las estadísticas. ¿Repasen la historia. Por qué este ciclo tendría que ser eterno? Si lo creó Simeone, ¿qué nos hace pensar que llegará otro ciclo ganador y, sobre todo, aun mejor que el del Cholo?
Se acaba, y mucho es por motivos deportivos. Perdimos el factor sorpresa. Al principio los rivales se relajaron. Es el Atleti, son igual o peor que nosotros. Y dejaron que nos armásemos. ¿Lo va a ser el de un club y un tipo marcado por el establishment como enemigo público número uno? Si habrá tocado los cojones el Atleti del Cholo que ha logrado lo impensable: que Madrid y Barcelona se unan para hablar mal de él. Unidos por el odio. Previsible. Purria social.
No puedes esperar que la bola en la ruleta caiga casi siempre en el rojo. Hay rachas oscuras y largas de negros. Al final llegan. Es cuestión de tiempo. Esos negros son las deficientes planificaciones, los malos fichajes, de los que el Cholo también tiene su parte…El Cholo tenía un plan. ¿Fue casualidad encontrar a los tipos del montón justos en el momento justo? Creo que sí. La ausencia de relevos así lo demuestra. Descubrimos una cosa. El Cholo hace milagros, pero no siempre. El Cholo sacó petróleo de jugadores condenados a retiradas mediocres. Juanfran, Gabi, Godín, Miranda, Filipe, Raúl García, Tiago, Costa… Cogió jugadores de primera pero del montón y sacó héroes.
Y el tiempo pasa, y no siempre sienta bien. El tiempo erosiona cualquier relación humana. Antes veíamos a un Cholo acompañado del Mono, del profe, discutiendo en la banda. Hoy está solo. No habla con nadie. Lucha y se rebela como siempre, pero no le siguen. Ni en campo ni banda. Siempre quedaban algunos de aquellos “tipos del montón” para compensar los errores, pero ya no.
Los jugadores, esas estrellas convencidas de lo mucho que les tiene que aportar el Atleti sin preguntarse qué tienen que hacer para cambiar las cosas, más allá de calzarse las botas, saltar al campo y tocar un balón con relativo criterio. Los jugadores le miran y le obedecen, pero la desconexión parece ser total. Ya no hay cholos en el campo ni acompañando en el banquillo. No sé las razones, pero sé que es así.
Se ha forrado aquí, sí, pero lo que gana es una parte pequeñísima de lo que ha generado. Esto son negocios. Porque el Cholo es del Atleti, y no va a dejar de serlo nunca, pero ve lo que hay y piensa si ha llegado el momento de acabar. Lo piensa. La distancia mental y afectiva entre el Cholo y la plantilla es tan abismal como difícilmente recuperable.Y el Cholo se cansa. Cualquiera lo haría.
Y ya cree que quizás no haya nada mejor que hacer; que el mejor momento ya pasó; que quizás lo de “nunca dejes de creer” se construyó en un entorno en el que había motivos para seguir creyendo, y que ese momento pasó. No quiere irse del Atleti fracasando (vaya fracaso, diría yo) , pero cada día se convierte en un Sísifo empujando su roca para nada. Cholo es del Atleti. Lo será siempre. Por eso ya está pensando el primero en un final que se acerca.
Debe cansar también el hostigamiento constante. El Cholo ha demostrado cojones y cabeza en eso para dar y tomar, pero… ¿Y si llega un día en que me levanto de la cama y no me cruzo con ningún gilipollas durante horas?, medita. Es más. Quizás piense a veces, sin decirlo, que a él, precisamente a él, le faltan motivos para creer.
Que tiene la obligación de mantener la calma, de transmitir liderazgo, pero que en el fondo no sabe qué coño hacer con esta plantilla, que, en parte, construyó también él… Piensa el Cholo; ¿Y si me largo y así vemos quién tenía razón? ¿Quién necesita a quién? Ya se verá. ¿Y si descanso un poco de tanta mierda, tanto nacionalmadridismo y tanto desagradecido?
Rara vez he visto a ninguno argumentar nada interesante que hacer, ningún plan, cuando el Cholo se vaya (que se irá). Rara vez o quizás diría que ninguna vez…..aunque no le trajesen todo lo que pidió, pero eso no es sorpresa. Lo que pasa es que esta vez no hay tecla que tocar por ningún lado. O quizás sí, pero es muy complicada de encontrar.
Fin de ciclo, porque lo estaño es que haya surgido un ciclo ganador de las entrañas del gilmarinismo. El Cholo paró la deriva, enderezó la nave, la llevó a conquistas insospechadas,…Otros te dicen que te vayas al Cuernabéu si criticas lo más mínimo. Otros vivimos al margen, conteniendo la náusea ante el panorama. Y ese guerracivilismo en la grada se contagia al campo. Todas las infecciones se comportan igual.

Victor Hegelman

1 Comentario

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*