El Sevilla a 5 puntos

Simeone no ve con preocupación que Real Madrid y Barcelona se nos escapen de manera alarmante en el mes de diciembre. Lo verdaderamente grave es que es Sevilla haya cogido 5 puntos de ventaja. Yo añadiría que también es grave que Real Sociedad y Ath. de Bilbao también estén por delante y que tengamos a Getafe y Valencia, por detrás, a tiro de una derrota.

Clemente Villaverde decía en la entrevista de Movistar Plus que el año de transición del que habla Simeone no puede ser un año en el que no se pelee por ganar cosas y estar arriba en la clasificación.

Si hacemos caso al Cholo y damos por bueno el argumento de la transición, es inevitable hacerse preguntas al respecto de como se ha planteado dicha transición. Y las respuestas son difícilmente comprensibles, a mi juicio. Yo no puedo saber quien fichó, ni en base a qué argumentos se fichó. Pero parece evidente que lo que se fichó y se renovó contó con el visto bueno del entrenador, o ¿no?

Simeone siempre ha debido tener claro que Saúl y Koke son absolutamente irrenunciables y que van a jugar, ni no siempre, al menos el 90% de los partidos. Junto a ellos tenemos a Thomas la teórica figura emergente del centro del campo, uno de los pivotes más valiosos de Europa según la prensa. A principios de la pretemporada se fichó a Herrera, venía gratis y era un valor seguro para el centro del campo con experiencia y condiciones cholistas. Ya teníamos 4 medios centros, pivotes o interiores (aquí nos da un poco igual, al final todos juegan en el centro o en banda, en un rombo o en una línea de cuatro) de los que se suponen jugarían dos o tres (más bien tres que dos).

Pero una de las grandes adquisiciones del verano fue Llorente. Otro medio centro que costó más de 40 millones de euros e intuyo que tendrá una ficha nada despreciable. Es posible que hiciera falta otro medio centro dada la cantidad de jugadores de este tipo que necesita el Cholo, pero ¿estaba este club en condiciones de gastarse ese dinero en el fichaje y asumir esa ficha? Sin duda dinero tenía y la ficha se podía asumir ya que las cuentas del límite salarial no deben incumplirse. Por tanto, la pregunta no debería ser si era viable económicamente, sino si era la mejor opción deportivamente. Viendo el uso que se hace de él y las carencias en otras posiciones que no se pueden cubrir por que nos hemos comido nuestro limite salarial, mi respuesta es que no lo era.

Tras la expulsión de Costa en Barcelona en marzo del año pasado que supuso 10 partidos de sanción y, por tanto, desaparecer del equipo durante los últimos meses de competición, apareció una corriente de opinión que abogaba por la venta del jugador para recuperar parte de la inversión realizada para repescarle del Chelsea ya que los objetivos previstos con su vuelta no se estaban cumpliendo. Sin embargo, el entrenador se negó a esta posibilidad y manifestó públicamente su apoyo al delantero. Paradójicamente empezó a reclamar el fichaje de un tercer delantero centro, Rodrigo era el objetivo. Costa se quedó y Rodrigo no llegó, en principio, porque Correa no salió hacia Milán. Los primeros meses de Costa han profundizado la decepción. Los goles los debe aportar Morata un jugador que acaba de tener una racha de 5 ó 6 partidos consecutivos marcando gol,

pero del que no se dice que en todos esos partidos falló al menos una ocasión clarísima de esas que se dice que un delantero no puede fallar.

Y la compañía de ambos es Correa. Un jugador que ha estado a la venta todo el verano, lo que denota una cierta escasez de confianza por parte del cuadro técnico. Esto, sin embargo, es negado por el entrenador que muestra continuamente que es un jugador que le gusta utilizar con asiduidad. En verano se hablaba de James, de Eriksen…¿existieron realmente esas opciones?

Hubo ciertos rumores acerca de una posible marcha de Vitolo debido a su poca participación en el equipo. Supongo que nadie estará dispuesto a pagar su ficha. Vitolo parece más bien un castigo para el Cholo que un activo del club. Pero fue Simeone quien pidió insistentemente su fichaje hace dos años para lo que hubo que montar un pollo de consideración con el Sevilla. En dos de las últimas ruedas de prensa, el Cholo ha deslizado, hablando de Vitolo, que la afición lo quiere mucho. A mí, que ya no creo ni en las casualidades ni en que las cosas ocurren sin un motivo, me suena a reproche a su propia afición. Al igual que en el caso de Llorente, me pregunto si esa ficha es necesaria. Si no va a jugar, si no es del agrado del entrenador, ¿puede el equipo permitirse el coste de Vitolo? Sin duda es el jugador en el que menos confía el entrenador. No hay más que ver los minutos que le da, su participación en las rotaciones comparándolo con Lemar y Correa y las “indirectas” que ha lanzado al respecto en más de una ocasión. Además, se lesiona mucho, eso es innegable.

Y, por supuesto, hay que valorar el caso de Lemar. El francés vino aquí porque era el mejor amiguito de Griezmann. Un año y medio después seguimos esperando que nos muestre algo más para comprender por qué motivo se pagaron 70 millones de euros por él.

Su amigo se marchó y para sustituirle fichamos a un chaval, al Golden Boy. Fichamos ilusión de futuro más que presente eficiente. En este punto sí que admito que lo de la transición tiene sentido. Para sustituir los goles de Griezmann estaban Morata y Costa, no Joao Félix.

Cabría hablar de la defensa, pero creo que sustituir a Juanfran, Filipe, Lucas y, por encima de todo, a Godín, era una misión casi imposible. Pero parece que los cuatro fichajes están cumpliendo aceptablemente y pese a que nos meten goles de cabeza, en estrategia y se han producido errores individuales un tanto groseros, no es la defensa la línea menos inspirada.

La transición puede ser más dura porque da la sensación de que los mimbres no son los más correctos, al menos no son los más correctos atendiendo al uso que se está haciendo de ellos. Los casos de Costa, Llorente, Lemar y Vitolo son verdaderamente desconcertantes. ¿Han ido por el mismo camino la dirección de la Sociedad Anónima y el cuerpo técnico? Si la respuesta es “sí”, aquí no valen reproches ni culpas ajenas ni lanzar balones fuera. Ahora mismo el resultado es bastante preocupante. Si la respuesta es “no”, el problema comenzó en agosto y su solución se antoja difícil.

En una cosa tiene razón el Cholo, sólo queda apretar los dientes y aguantar el pulso para no perder comba con la cabeza. Pero escudarse en una “transición” para no mirar a Madrid y Barca es una proclama ventajista. Sobre todo, cuando ves que Sevilla y Valencia tienen un presupuesto de 200 millones. Y hablado de transiciones, ¿acaso el Sevilla no está en transición? Fijaos en el once del Sevilla y recordad el del año pasado. Por cambiar, han cambiado hasta el entrenador. ¿Y el Valencia? Una guerra entre el banquillo, la dirección deportiva y el propietario. Pues ahí están, a dos puntitos, Parejo y otros diez.

Rafa Cantero

1 comentario

  1. El Sevilla ha fichado muchos más jugadores que nosotros. Esos no necesitan transición? Tan difícil es jugar con el sistema del Cholo? Perdonen, pero creo que ahora el Cholo no sabe ni a lo que juega, ni que sistema utilizar, de acuerdo a los jugadores que tiene. Con esos jugadores, igual un 4 2 3 1 era suficiente sistema, pero sin Koke y Saúl por banda, donde creo que están perdidos y desaprovechados. Ahora Thomas y Herrera están por delante, pero el Cholo no quiere verlo.

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*