Prietas las filas.

Tras la polémica desatada la pasada semana por los pitos y silbidos a Koke y al Cholo, el partido del sábado parecía tener más interés por lo ajeno al terreno de juego que por el propio fútbol.

Lo cierto es que no hubo debate. Desde un principio la abrumadora mayoría del Metropolitano que se manifestó, lo hizo en favor de Simeone y Koke. La reacción mediática vivida desde el martes ha dado sus frutos y todo vuelve a estar bajo control. Todos a una con el Cholo y los jugadores; lo demás no importa. Las voces discrepantes han sido acalladas.

Si hubiera escrito esto el sábado por la noche tal vez el resultado sería un poco más optimista, pero tras los triunfos de la Real y el Sevilla (y del Granada……) creo que lo que hicimos el sábado fue salvar los muebles tras una semana convulsa.

Era necesaria la victoria por como parecía revolverse el entorno y se enturbiaba el ambiente. Si alguna vez tuvo sentido aquello de la “victoria balsámica”, esa vez fue el sábado. Todo parecía disparatarse, así que la victoria tranquiliza.

El partido no se salió en exceso del guion habitual. Entró Correa que aportó más que Costa y posibilitó que arriba se hicieran cosas diferentes. Lo ideal sería que esta situación se produjera al menos durante dos partidos seguidos. Para esto hace falta que Simeone vuelva a prescindir de salida de Morata o Costa y que Correa repita el partido. Si Correa puede jugar en algún sitio en este equipo, es como segundo delantero. Parece que va a tener por delante una nueva serie de oportunidades. Qué por oportunidades no sea….

Pero si bien el partido de Correa fue significativo, yo me quedo con el portero. Oblak siempre está. En el primer minuto el partido pudo cambiar por completo, pero no cambió. Allí estaba la figura monumental del mejor portero del mundo dejando a los delanteros vizcaínos con un palmo de narices. Todos los días, sin excepción, este pedazo de guardameta nos regala algún paradón que nos permite seguir vivos. Es indudablemente nuestro hecho diferencial, nuestro jugador franquicia y quien, a nivel individual, gana más puntos de todo el equipo. En el debate de los aplausos y los silbidos, este sería el más aplaudido desde mi asiento. De largo.

Otra mención importante merece la defensa. Cuatro fichajes se alinearon por primera vez juntos como titulares y lo cierto es que cumplieron a la perfección. Vi al mejor Hermoso hasta el momento y a Felipe asentado. Trippier parece haber perdido algo de efervescencia, pero sigue cumpliendo y Lodi poco a poco va asimilando el modo de defender que le pide el Cholo. La victoria del sábado no evita que vayamos mañana a Vitoria con bastante necesidad. Real y Sevilla mantienen el pulso y el sábado vamos a casa del Sevilla. Hay que llegar allí con el ánimo arriba y sin muchas dudas

Rafa Cantero

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*