La emocionante carta de Futre a su padre fallecido

Paulo Futre, leyenda del Atlético de Madrid, ha perdido a su padre. El exjugador colchonero ha compartido en las redes sociales la trágica noticia. Y en las páginas del diario ‘Récord’ ha abierto su corazón en una emotiva parta que se titula: “Gracias por todo, papá”.

La reproducimos por su interés.

“Por lo general, envío mi columna al diario ‘Récord’ cada viernes. Esta vez, una hora después de recibir las peores noticias de mi vida, llamé a Sergio Krithinas, director adjunto, quien ya sabía sobre la muerte de mi padre. No hace falta decir que no pude escribir esta semana. Durante la noche, repasé mi vida varias veces contigo. Como era imposible dormir, a las cuatro de la mañana abrí la computadora y comencé a escribir estas líneas.

Pienso, por ejemplo, en las decisiones importantes que tomó mi padre durante mi vida. Muchas veces a lo largo de los años le pregunté las razones y nunca me dijo la verdad. Por ejemplo, cuando tenía 10 años, el Sporting organizó un torneo llamado ‘Green Wave’ para capturar jóvenes talentos e hice partidos increíbles. En los días siguientes, el genio Aurélio Pereira fue a Montijo varias veces para encontrarse con mi padre y no le convenció en absoluto. Dijo que era un niño para ir a Lisboa solo. Un año después, Aurelio volvió a intentarlo. Esta vez cedió. Le pregunté muchas veces: ‘Papá, si no me dejaste ir a Sporting a los 10 años porque era un niño, ¿por qué me dejaste ir a los 11 cuando aún era un niño? Su respuesta siempre ha sido: ‘Porque Aurélio Pereira me convenció’.

En la decisión más difícil, cuando dejé el Sporting por el FC Porto, sabíamos que iba a ser una bomba mediática en Portugal, que mi vida cambiaría radicalmente, que sería odiado por todos los sportinguistas, que tendrían una gran responsabilidad y presión. Tenía dieciocho años y era mucho más fácil fallar que triunfar. Años después, le pregunté: ‘Papá, sabiendo todo lo que íbamos a pasar, ¿por qué estabas tan seguro de que la mejor decisión era ir a FCPorto?’ Y él respondía: ‘Por el dinero que ibas a ganar’. ‘Eso es mentira, porque podrías estar viviendo en un castillo, tú y tu madre, y prefieres seguir viviendo en tu pequeña casa, porque el dinero para ti siempre ha sido secundario’, dije.

Me conocía tan bien afuera como en el campo. Desde que tenía tres años todos los días jugaba con él en el pequeño patio de nuestra casa. Y a lo largo de mi carrera, podría haber hecho el partido perfecto en el que siempre iba a tener algún defecto. El planeta se maravilló de la gran jugada de la final de la Copa de Europa contra el Bayern de Múnich: fue tan hermoso porque luché contra cuatro o cinco alemanes que ni siquiera mis compañeros notaron que la definición había sido un desastre. Esa noche histórica cuando vi a mi papá en el aeropuerto estaba loco y estaba súper feliz y orgulloso. Pero 15 minutos después me llevó a un lado y me dijo una frase que repetí en 2011 ‘Paulo Jorge, hiciste una jugada genial, pero la definición era un jugador de la calle. Te he dicho muchas veces que tienes que entrenar más la definición’. Había sido campeón de Europa dos horas antes, tenía 21 años y el planeta hablaba de mí, había periodistas en el estadio que decían que después de este partido podía ganar el B alón de Oro y ser el mejor del mundo, y llego al aeropuerto. y dime que soy un jugador de barrio. Mi querido padre no lo hizo fácil y siempre mantuvo los dos pies en el suelo.

Pero hace solo tres años, ya no estaba bien, estábamos viendo un partido de fútbol en la televisión y dijo esta frase: ‘Si mi hijo jugara hoy en estos equipos, estos jugadores tendrían que limpiar sus botas todos los días’. y llego al aeropuerto y me dicen que soy un jugador del distrito. Mi querido padre no lo hizo fácil y siempre mantuvo los dos pies en el suelo.

Miré de reojo y vi que todavía estaba mirando la televisión y su mundo, pero con esa oración respondió todas mis preguntas. Para él, siempre fui el mejor, pero nunca lo dijo, y lo hizo bien. El 30 de agosto de 1987 fue muy especial para mi familia porque fue mi debut oficial en el Atlético de Madrid: yo era el único portugués que jugaba en el extranjero y los aficionados no paraban de gritarme nuestro apodo. Fue entonces cuando vi a mi padre más feliz y orgulloso. Y este gran campeón, esposo, padre, abuelo y amigo se despidió de este mundo el 30 de agosto de 2019, 32 años después de ese momento histórico para mi familia. Como nunca te gustaron las cámaras o dar entrevistas, debes decir esta frase donde sea que estés: ‘Paulo Jorge, ¿por qué estás escribiendo esto?’ Porque si no fueras por ti, papá, no habría sido embajador de la UEFA en la final de la Champions League 2019; porque si no hubieras sido por ti, padre, nunca hubiera sido Balón de Bronce en 1987; porque si no hubieras sido por ti, padre, nunca hubiera jugado en los tres grandes de mi país; porque si no fueras por ti, padre, hoy no sería una leyenda para los fanáticos del Atlético; porque si no hubieras sido por ti, padre, no habría ganado el premio al mejor extranjero de la liga española; porque si no fuera por ti, padre, no habría sido internacional a los 17 años; porque si no hubieras sido por ti, padre, no habría ganado las copas del rey y el Scudetto en Italia; porque si no fuera por ti, padre, no hubiera sido dos veces el mejor jugador de la liga portuguesa; porque si no fuera por ti, padre, no hubiera sido campeón de Europa con el FC Porto; porque si no fuera por ti, papá, no estaría entre los mejores jugadores de la historia del fútbol portugués.

Hubo muchas cosas que logré gracias a ti. Este texto será leído por sus nietos, bisnietos. Las próximas generaciones de Futres sabrán que si no fuera por ti, nunca habría llegado a donde llegué. Si no hubieras estado allí, papá, podría tener talento, pero eso no habría bastado y tal vez no hubiera pasado del barrio , como me dijiste en el aeropuerto de Viena.

Muchas gracias papá. Descansa en paz”.

1 Comentario

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*