Vrsaljko la gran incógnita en el Atlético

Mientras que uno de los frentes en los que está enfrascado el Atlético pasa por cerrar un recambio de garantías para cubrir el adiós de Juanfran, el futuro de Sime Vrsaljko se mantiene como toda una incógnita que no será despejada hasta bien pasado el verano, en los últimos meses del año para más señas. De hecho, lo único que puede darse por seguro es que el nuevo curso arrancará con el croata cumpliendo el contrato que le liga al club hasta 2022. Otra cosa bien distinta es que ocupe una de las fichas con que echará andar el nuevo proyecto, pues las previsiones que se manejan pasan por no tomar una decisión al respecto hasta que no esté plenamente recuperado, algo totalmente inesperado antes de octubre. De ahí que en el caso de entrar en los planes de Simeone ya sería de cara al mercado invernal.Hasta entonces aún quedará mucha tela por cortar, pues a día de hoy apenas han transcurrido cuatro meses desde que Vrsaljko se sometiera en Bélgica a una reconstrucción quirúrgica en el ligamento de su rodilla izquierda, que contaría con la presencia del doctor Villalón en representación del Atlético. Su Croacia natal se convertiría desde febrero en el escenario del tedioso proceso de recuperación -estimado en un plazo de entre ocho ó diez meses- del lateral, que aunque se machaca a diario en compañía de sus fisios de confianza, cuenta con la supervisión de los servicios médicos rojiblancos.Así seguirá siendo hasta mediados de agosto aproximadamente, cuando se espera que Vrsaljko inicie una última fase de su proceso de recuperación en la que se reintegrará a la disciplina del Atlético en el Cerro del Espino. Más tiempo habrá que esperar hasta que se certifique su alta médica.INCERTIDUMBRE TOTAL Hacia octubre será cuando pueda comenzar a vislumbrase algo de luz en su futuro tras atender a todas las variables: desde el análisis de su estado físico, a las necesidades del Atlético o los intereses del jugador, lo que derivaría bien en su inscripción como fichaje invernal o bien en la búsqueda de una salida del club. Cabe recordar que su trayectoria en el Atlético está marcada por la inestabilidad. Así, tras pasar por el habitual proceso de adaptación de los fichajes al estilo de Simeone en su primera curso, sufriría una lesión ante el Sevilla que acabaría siendo el origen de la lesión que le obligaría a ser intervenido un año después cuando parecía que se había adueñado del puesto. Entre medias, aún iniciaría una segunda campaña en la que pasaría de la suplencia y su idea de cambiar de aires en el primer tramo a -tras una conversación con Simeone incluida- la titularidad y la ampliación de su contrato. Sin embargo, a pesar de ser titular en la Europa League conquistada en Lyon, volvería a dejarse seducir meses después por los cantos de sirena, acrecentados por el gran Mundial despachado que llevaría al Atlético a cifrar su libertad en los 25 kilos. Finalmente, los 6,5 que pagó el Inter, más los 18,5 de la opción de compra resultaron la solución, hasta que su lesión le cerró cualquier puerta a la continuidad en Italia, donde incluso se quedaría sin ficha desde febrero.

Marca

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*