NO SEÑAL

TV static - no signal

Es imposible hablar casi a diario del nacionalmadridismo y que no te acabe todo apestando a él. Y luego está Twitter, esa cloaca informativa en la que paseas y te encuentras con los retweets todo aquello que no quieres ver: el tweet de este, la mierda de esta radio el vídeo con el que cambiarías de canal inmediatamente. Cada día pasando parte de tu vida a 2 centímetros de algo que detestas. La propaganda, la zafiedad, la mentira, la cobardía, la censura…
Personajes de inteligencia subnormal que entran a soltar mierda sobre lo que escribes. Tarugos con una vida de mierda en cualquier barrio marginal del planeta, tíos vírgenes a los 50 que viven con sus padres, locas con ojos que dan miedo, pajilleros sin amigos… llamando perdedores al resto de la humanidad.

Y no nos olvidemos aquellos de “los tuyos” que no habían con nadie salvo contigo como el típico antagonista coñazo al que no conoces y se te sienta al lado en el metro para joderte el viaje. Lo dicho, muy difícil convivir con esto y no oler su podredumbre cada segundo pensando una y otra vez: esto no me gusta una mierda, qué hago yo aquí, etc. No se trata de ser mejor o peor, ni de coña. Se trata de parar con una inercia que te desagrada, que te repugna.


Y luego está la exposición. No lo llevo bien. No es lo mismo exponerte poner tu cara, tu nombre real que llamarte Atleti1960, Cholodimite o Isidoro14RM, soltar cualquier burrada, insultar tras un nick y volver a la mesa a cenar salchichas del Mercadona. Los hay, pocos y pocas, que saben de lo que hablo. En fin, que a veces no quiero estar aquí.

Ustedes me perdonarán por estas palabras. O no. Tampoco importa mucho. Buenas días

Victor Hegelman.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion