Hablemos un poco de fútbol y de Witsel

Hablemos un poco de fútbol y de Witsel, que nos ha sorprendido a todos positivamente en esa posición de tercer central donde le ha inventado Simeone.
Witsel es un jugador tácticamente impecable, perfecto en la anticipación y de muy buen pie en el pase corto y limpio, porque lee el fútbol de manera muy natural y eficaz. PERO… Yo no entiendo que el Cholo no lo imagine de 5, ocupando espacios, basculando, robando y sacando fácil el balón. Y estirando al equipo, que es la primera cosa que hay que hacer en este #Atleti aculado en tablas constantemente.

Porque de central creo que su efecto es ilusorio, además de dejar en evidencia al pobre Oblak. Y obviamente no es culpa del belga, sino del sistema de intentar sacar la pelota jugada desde atrás, ya que si el rival te presiona arriba, la mayoría de las veces la bola acaba en Jan y, por ende, en un pelotazo la mayoría de las veces al pie del rival, bien porque el pase es malo, bien porque siempre es más fácil anticiparse viendo el balón venir.

A Witsel le faltan acompañantes de buen pie para sacar el balón jugado incluso por los costados. Sin embargo, en el medio sería el anhelado Tiago, un jugador que pusiera orden y rigor táctico además de tirar al equipo adelante, liberando a Koke de jugar en una posición donde no brilla. Ahora, en el medio, juegue quien juegue menos cuando sale Griezmann, todo es un correr sin cabeza.

Además, hay mucha distancia entre los delanteros y los medios, obligando a Joao a bajar a por el balón donde le cosen a patadas sin sacar faltas peligrosas y lo mismo ocurre con Morata, recibiendo de espaldas en tres cuartos donde acaba desquiciado con constantes faltas que el árbitro acaba omitiendo por su carácter protestón y gesticulante, porque se tira también demasiado y porque no juega en el Madrid. Insisto, estamos encantados con Witsel por esta desconocida posición, donde lo hace genial pero cuyo efecto considero, humildemente, engañoso.

Veremos qué ocurre cuando deba enfrentarse a nueves tipo Lewandoski, Benzema o Haaland, de los que no caen a los costados, sino que van a ir a por él con velocidad y metiendo cuerpo. Por muy supercentral que fuera las pasaría canutas. Y resulta que no lo es. Ni es su cometido. Lo mismo pasa en los balones laterales por alto, que nos los rematan todos, algo achacable no solo a él, obviamente.

Incido, él es el menos culpable porque era algo que desde que se fue el Faraón llevamos padeciendo y porque no es central No haber fichado un central de garantías es lo que produce este deterioro. Algo a todas luces imprescindible. Parchear puede ser útil algunas veces, pero no la mayoría de ellas. Igual nos da para cumplir los objetivos de Gil Marín, pero no piensen ustedes en mucho más allá.

Jesús Martinez

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion