Sobre los pasillos

1/ Hacerlo era un gesto natural de deportividad. Digo era, porque el estilo de polémica y titular-zasca que se ha fomentado desde los medios lo ha transformado en un gesto de humillación al que lo hace más que de respeto al que lo recibe.

2/¿Qué sentido tiene hacerlo en estas circunstancias? Ninguno, aunque quizá fuese una buena forma de institucionalizar el respeto, algo que nunca se debería perder en el deporte. Eso sí, lo que no se puede ser es hipócrita, cínico y fariseo. ¿A qué me refiero?

3/ El Atleti no recibió pasillo en 2014 ni en 2021. ¿Por qué debería hacerlo ahora cuanto a nadie pareció sorprenderle entonces? Los farsantes de la zona DOGSO dirán que aquello ocurrió en la última jornada. ¿Y? No hay leyes al respecto. Se supone que es un gesto de deportividad.

4/ El Madrid no quiso mezclarlo con la Champions. Tampoco lo hizo en la Supercopa. Y tampoco se lo hizo al Barça, esta vez de forma explícita. Este año, el Celta decidió tirar de no sé qué orgullo para no hacérselo al Atleti en la 1a jornada. ¿Qué medio lo denunció? Ninguno.

5/ Así que guarden sus argumentos hipócritas para otra ocasión. Personalmente me gustan este tipo de gestos y no tendría problema en hacerlo (ni me sentiría humillado), pero basta que lo exija algún gurú habitual para que crea que lo mejor es lo contrario. Ya está bien de listos.

6/ Conclusión: o se regula por reglamento o que no se haga nunca. Al menos no hasta que el fútbol vuelva a ser un deporte normal que no esté controlado por tiburones que viven de un tipo de monocultivo muy particular, profundamente injusto y agresivo para el que no es su cliente.

Ennio Sotanáz

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion