El decenio Simeone

Simeone llegó al equipo en 2012 con el Atleti a menos puntos del descenso que de Europa. Ahora mismo, en la mayor crisis en 10 años, lo tiene empatado a puntos con el 4º y en octavos de la Champions League (competición en la que lleva participando nueve temporadas consecutivas).

Tampoco podemos hacernos trampas al solitario. En esta situación el gran culpable es Diego. Si era el culpable de que el Atleti fuera un equipo temible y lo era en las victorias agónicas y en los títulos inesperados, lo es también ahora. No deben doler prendas en reconocerlo

Su gran debe en esta década ha sido, es y será su amistad con Marín y Cerezo. Una amistad que ha hecho que trague con absolutamente cualquier atropello que ha ido contra el crecimiento del club, cimentado única y exclusivamente en él. Lo ha permitido todo. Ha tragado con todo. Y eso ha hecho que todo lo conseguido siempre haya sido tildado como milagro y no como algo lógico dentro de un proceso de crecimiento como institución y entidad. Pero el fútbol, como la vida, tiene estas cosas. Los milagros existen pero no son eternos. Y la magia ha caducado.

Es ilógico que temporada a temporada las exigencias deportivas hayan ido creciendo mientras que el club ha seguido siendo un departamento de compra venta. Es terrible que tras una década en la élite la economía del club desfallezca si no se entra UN AÑO en Champions. Es ilógico que el equipo tenga problemas CLAROS en demarcaciones EVIDENTES y desde la secretaría técnica se hagan fichajes que no entiende NADIE. Como es ilógico que Simeone, un hombre con tanta autoexigencia, trague. Año a año.

Podríamos estar aquí durante horas dando ejemplos. Pero la realidad es la que es. Hay un vestuario roto, con jugadores que o no creen en el entrenador o no creen en el club. Pero no están remando todos en la misma dirección. Digan lo que digan públicamente.Hay un entrenador que hace años dijo que seguiría en el Atleti mientras sus jugadores “creyesen en él” y que no se atreve a sentar a cuatro figurines y poner a jugar a cuatro chavales. Y hay una dirección deportiva y económica que lleva tres décadas riéndose de propios y extraños

Pero esto es lo que tenemos hoy en día en este club. La única realidad es que Simeone llegó a un club a la deriva y nos ha regalado la mejor década que recordamos jóvenes y no tan jóvenes. Que se ha ganado el derecho a tener un año horrible, y dos. Y a elegir cómo y cuándo irse.

Y que no seré yo el que le eche a los leones y le pida hacerse a un lado porque lo bueno pesa toneladas más que lo malo. Y como dije ayer, el que no esté conmigo a las malas después de haber estado conmigo a las buenas, le quiero bien lejos. Simeone es Atleti. Y el “orgullosos de no ser como vosotros” se demuestra ahora. Críticos, pero con memoria.

Así que sí, yo renovaba hoy al Cholo y mandaba un mensaje claro a la plantilla. Si quieres seguir jugando en este club, tu entrenador va a seguir siendo el mismo. Y el disconforme, grada.

Imanol Echegaray G.

@imanoleg_

1 comentario

  1. Ni un acento ni una coma modificaría yo de ese artículo.
    Yo siempre he sido de los que miro al palco cuando hay que buscar culpables, y la pareja usurpadora me demuestra año tras año que no cunden con el ejemplo. el Aleti es su negocio, y eso está por encima de todo.
    Diego vino a un club residual, y nos ilumino el camino a la gloria, y como bien has dicho si necesita un año malo, pues que sean dos, pero ya va siendo hora de poner las cartas sobre la mesa y desenmascarar todas las miserias del Aleti, para lo bueno y para lo malo.

Dejar una contestacion