De Gea analiza su salida del Atlético

David De Gea será uno de los grandes atractivos de la eliminatoria que el Atlético de Madrid disputará en octavos de final de Champions League ante el Manchester United. El meta concedió una entrevista en El País en la que repasó algunas cuestiones de su salida del club colchonero y del sorteo.

SORTEO

“Para empezar, con el sorteo hubo el lío aquel… Los equipos más duros eran el PSG y el Atlético. Primero salió el PSG, se repitió y nos tocó el Atlético. Es difícil explicar lo que voy a sentir, pero en ese momento dije: “No puede ser, qué casualidad que nos toque el Atlético”. Es una sensación difícil de explicar, después de tantos años, volver a ir en este caso al Wanda a jugar contra el Atlético. Una sensación muy rara”.

SU ESTRENO EN EL ATLÉTICO

“Fue el primer partido que jugué de titular en el Atlético. Hice un penalti. Y lo paré. Y la gente se volvió loca… Fue increíble. Ese estadio era muy especial. Para cualquiera que sea del Atlético de Madrid ese estadio era increíble”

SU PRIMERA VEZ EN EL CALDERÓN

“Fui con mi padre. Tendría 10 u 11 años, y el ambiente te llamaba la atención. El Calderón era muy especial. Era una olla a presión. Cuando la gente empezaba a gritar, vibraba el suelo, era impresionante. Impresionante. Temblaba. Temblaba el estadio”.

SU MARCHA AL MANCHESTER UNITED

“Sí, sí. Mucho. Me costó mucho. Hubo gente cercana que me dijo: “Macho, que tienes el Manchester United, piénsalo bien, que es una oportunidad única”. Pero en esa época yo era solo Atlético de Madrid. Había estado muchos años, desde pequeño. Tenía mi familia aquí, mis amigos, todo aquí. Fue un momento… Me costó dar el paso. La gente me quería mucho y me costó dar el paso”

INICIOS EN EL ATLÉTICO

“Yo estaba en el Casarrubuelos, que era como una escuela del Atlético de Madrid. Recuerdo que probablemente mi padre, o el entrenador, me dijo que Diego, que era el entrenador de porteros de las categorías inferiores del Atlético, había estado viendo un partido, y quería que fuese una semana a probar con el Atleti. Tenía 13 años. Recuerdo llegar, y un nivel… Jugaban muy bien, jugaban muy rápido, y dije: “Yo creo que aquí no, creo que mi nivel no me da para estar a este nivel”. Fui entrenando un día, el segundo, y te vas acostumbrando más al ritmo. Volví a Casarrubuelos y al tiempo me dijeron: “Vente, que te queremos en el Atlético de Madrid”. Pero me lesioné un par de veces de la rodilla, de los ligamentos. Crecía muy rápido y tenía los ligamentos como muy laxos. Diego me dijo: “Tranquilo, recupérate y vuelves…”. Y yo pensé: “Esto se acaba”. Me lesioné dos o tres veces y a la cuarta o así me dijo: “Bueno, recupérate esta vez y si esta vez ya no puedes…”. Y me recuperé. Era increíble estar allí con los del Atlético de Madrid. Y no paraba de lesionarme de la rodilla. Estuve a punto de operarme. Y al final, nada… Salió todo bien. Seguí, seguí, seguí, y hasta hoy”.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*