La banda de Llorente

Marcos Llorente vivió una temporada 20/21 que difícilmente pueda olvidar. El centrocampista rojiblanco se convirtió durante muchas fases de la misma en el jugador más decisivo del campeonato. Entre Liga y Champions logró 13 goles y 12 asistencias. Unas cifras que llevaron al Atlético al título liguero y a Marcos a la Eurocopa con la selección. Era imposible que el mejor centrocampista del campeonato no tuviese el premio de la Euro. Eso sí, su rol con Luis Enrique pasó a ser el de lateral derecho.

Una posición en la que Simeone se ha visto obligado a reconvertir al madrileño en este comienzo de curso. El regreso más tardío de Trippier tras ser finalista de la Eurocopa, la poca confianza en Vrsaljko y el buen momento de Lemar De Paul unido a una nueva baja del inglés… han abierto para Marcos la vía del lateral. Una posición en la que seguramente no termine de sentirse cómodo, pero en la que poco a poco va recuperando sensaciones.

Los dos últimos choques de Marcos han sido partiendo desde el lateral. Frente al Milan vivió una noche complicada como la del resto del equipo, pero de sus botas nació el pase a Cunha que pudo suponer el empate en los últimos minutos del partido y cambiar por completo la hoja de ruta rojiblanca en Champions.

Su presencia en zona ofensiva es fundamental para el equipo y por ello, frente al Cádiz, el Cholo y los suyos buscaron la manera de acercar a Llorente al área rival y para ello encontró en Koke Lemar los socios perfectos. El francés, que partía como centrocampista por es costado buscó constantemente jugar por dentro para permitir a Marcos ocupar el espacio que se generaba. Koke se encargaba de ocupar la posición que dejaba libre Llorente para potenciar así la presencia del madrileño en zona ofensiva.

Estreno como asistente esta temporada

Con la asistencia a Griezmann rompió así una sequía que viene persiguiéndole todo el curso. Si nos paremos a comparar los registros a estas alturas de la temporada pasada con los de esta, los números no dejan en buen lugar a un Llorente que ha visto cómo partir desde el lateral le ha restado protagonismo. Cinco goles y tres asistencias a comienzos de diciembre de 2020 sumaba ya el 14 colchonero. Ahora, tras romper esa mala racha, su presencia ofensiva debe ser clave para el Atlético. De momento, la banda derecha se ha convertido en la banda de Llorente. Ya sea como carrilero, lateral o interior, el rojiblanco ha convertido esa zona del terreno de juego en su hábitat.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion