Oblak siempre y para siempre

Nadie es más exigente con su rendimiento que el propio Jan Oblak, que sabe que no atraviesa una buena racha al encajar varios goles (el último, en Cádiz) impensables hace no mucho para él. La victoria ante los andaluces tapó una jugada disparatada a la que el propio esloveno no daba crédito horas después y tras analizarla en repetidas ocasiones.

El galardonado meta del Atlético no pierde la fe en sus cualidades. Tampoco, y ahí está lo más importante, lo hace un Simeone que sabe que tiene bajo palos a uno de los mejores, o el mejor, portero del planeta fútbol. De ahí que solo piense en arropar a Jan, de ahí que solo pase por su cabeza que vuelva a ser decisivo ahora que el calendario presenta las finales ante Madrid, Sevilla y Oporto.

Video thumbnail
Oblak: “El inicio ha sido un poco raro, debemos mejorar lo de los goles encajados”

Precisamente la de Champions es la cita crucial que puede marcar el curso. Que Oblak deje la portería a cero en Do Dragao será el primer paso para abrochar la victoria y, para completar la carambola necesaria, hacerlo con más goles de ventaja que el Milan, el tercer candidato a acompañar al Liverpool en el viaje a los octavos de final.

La creencia en un Oblak decisivo no ha variado un ápice tras los impropios errores. Sabe el vestuario, como lo sabe también El Cholo, que en partidos de esta exigencia es cuando se ve la mejor versión del 13. La visita a Anfield de 2020 es el mejor ejemplo de que bajo presión se crece en lugar de hundirse. Así ha sido desde que llegó en 2014 y así ha ido ganando uno tras otro los cinco trofeos Zamora que tiene en su colección.

El futuro

La importancia en el proyecto del esloveno va mucho más allá de los próximos partidos. Acaba contrato en junio de 2023 y ya se han iniciado los contactos para alargar su vínculo más allá. Ese es el deseo de Simeone, aunque como ya sucedió en la anterior renovación seré un camino arduo con un jugador pretendido por grandes de la Premier desde hace años.

De ahí que en las próximas semanas Miha Mlakar, su agente y hombre de confianza, vaya a viajar de Eslovenia a Madrid para continuar con las conversaciones sobre el futuro del meta. Escrito quedó, no será un camino sencillo pero tanto el Atlético como Simeone estarían encantados de contar con Oblak más allá de ese 2023. Lo dicho, Oblak siempre y para siempre.

Un viejo conocido

Para Oblak, que llegó a la élite en las filas del Benfica, el duelo ante el Oporto será el reencuentro de una vieja rivalidad que recupera justo en el torneo que le falta por coronar su trayectoria a nivel de clubes. Abrazada LaLiga del curso pasado y jugando con una selección en la que es imposible llegar a los grandes torneos, la orejona es el gran sueño de un meta que, pese a las dudas de este arranque, será una de las claves para que el Atlético siga soñando en Europa.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion