La Yihad Histérica Colchonera

Hemos llegado a un punto en el que la única posibilidad de que la Yihad Histérica esté callada es que el Atleti gane la Liga. Basta una derrota en la jornada 7 para que salgan en tropel con nunchaku y vociferando consignas dignas de un foro de terraplanistas. Y mira, no.

Las temporadas son todas diferentes —no lo digo yo, lo dice la historia— y la anterior ya terminó. Asumámoslo. El Atleti no ha jugado un solo partido bueno en esta temporada (ni uno), pero estamos dando por bueno que estaba MUY bien antes de la llegada de Griezmann. No es verdad.

Pretemporada de broma, tono físico bajo, lesiones, rotaciones extrañas, desequilibrios en la plantilla, dudas con el esquema, ruido de fondo… lo que queráis. Fútbol. No es la primera vez que el equipo no empieza bien ni será la última. Sobreactuar vale ahora mismo de muy poco.

Así que no, no doy crédito a esa corriente “anti-Simeone” que solo se muestra tras la lluvia. No, porque una cosa es criticar su planteamiento contra el Alavés (yo lo hago) y otra cuestionar por ello su figura, su legado o su capacidad. Lo segundo, honestamente, no tiene un pase.

Me sorprende la enorme dosis de oportunismo con Falcao (casi 36 años), jugador al que ya todos considerábamos un ex y aunque lo queremos mucho y ojala le vaya bien, no puede ser alternativa de nadie.

Oportunismo. O cuñadismo, que se dice ahora. Falcao habría sido un fichaje anímico para la afición. Un “a ver si…” y no una apuesta de futuro. Y estoy seguro de que muchos de los que ahora braman hubiesen bramado entonces por apostar por un jugador “acabado”. Nunca se equivocan.

Ennio Sotanáz

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*