El Simeone más camaleónico

Aunque el 4-4-2 ha sido el sistema de cabecera de Simeone durante el inicio de su leyenda como entrenador del Atlético, la temporada pasada experimentaría su mayor evolución táctica con la implantación de un 3-5-2 que resultaría decisivo para la conquista de la Liga. Una apuesta que está convencido de mantener en este curso, pero que tampoco impide que, en su afán por mejorar cada día, continúe buscando más soluciones, El último encuentro frente al Feyenoord fue el más vivo ejemplo, llegando a emplear cuatro dibujos que también incluyeron un baile de posiciones de sus jugadores. Cierto es también que la expulsión de Carrasco también dio pie a las pruebas.

Precisamente la situación del belga como carrilero derecho fue la mayor innovación en su 3-5-2 al que pretende dar continuidad, toda vez que Saúl ya se haya ‘afianzado’ por el otro carril. Nehuén Pérez y Mario Hermoso flanquearían a Giménez en la defensa de tres; Koke, De Paul y Lemar formarían en el medio y Giuliano Marcos Llorente actuarían en punta, si bien el 14 disputaría sus tres últimos minutos haciendo las veces de Carrasco y dejando al hijo se Simeone en solitario.

Tras el descanso y cuatro sustituciones, El Cholo dispondría un 4-3-2 con la gran novedad de que De Paul pasaría a ser el más cercano a Giuliano. La zaga la recolocaría con Vrsaljko, Giménez, Hermoso y Saúl, mientras que la línea de tres en la medular quedaría compuesta por Héctor Herrera, Javi Serrano (a su derecha) y Kondogbia (a su izquierda).

Video thumbnail
Carrasco pierde los papeles y Simeone salta al césped a reprochárselo

Una vez sustituidos De Paul y Giuliano, el Atlético se dispondría en un 5-3-1 con Correa como única punta. El centro del campo se mantendría igual y en la defensa Vrsaljko volvería a ejercer como tercer central para que Arias actuara como carrilero. De este modo, Giménez Hermoso volvían a cerrar con otro compañero y Saúl pasaba de lateral a carrilero nuevamente.

Aún habría un último dibujo en forma de 3-4-2 que además traería la novedosa posción de Kondogbia como central. El francés se situaría entre Vrsaljko Hermoso, siendo Arias y Manu Sánchez los que daban vuelo por las bandas. Serrano y Herrera formaban entonces un doble pivote por delante del que se situaría Saúl, en la enésima demostración de su polivalencia. La entrada final de Camello por el ilicitano para situarse como escudero de Correa no cambiaría nada más allá de que pasaría a ser el jugador más avanzado, completándose así el catálogo de variantes probado por El Cholo.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*