La renovación de Felipe en marcha

Aunque el Atlético se encuentra inmerso en la confección de la plantilla que defenderá su condición de campeón de Liga y que pasa principalmente por la contratación de un delantero (el sueño y gran objetivo es el retorno de Griezmann) y lo que puedan deparar las posibles salidas (aunque Saúl es la más notoria hay muchos frentes abiertos respecto al futuro de Arias, Nehuén Pérez, Vrsaljko…), la Dirección Deportiva que encabeza Andrea Berta tampoco descuida lo que pase más allá del verano. De hecho, con prácticamente la totalidad del plantel atado a medio o largo plazo, ya se han iniciado los primeros contactos para evitar que el próximo enero haya jugadores que puedan firmar libremente con otro club. Es el caso de Felipe.

Pese a que en el verano de 2019 hubo voces que recelaban del hombre llamado a suceder a un mito como Godín tanto por los 20 kilos que hubo que desembolsar al Oporto, como por su desconocida trayectoria en Europa más allá de Portugal o por las 30 primaveras con las que firmaba sus tres temporadas de vinculación con el Atlético, Felipe no tardaría en callar bocas. En la temporada de su estreno acabaría como el mejor central del equipo y en la siguiente confirmaría por qué la selección de Brasil comenzaría a alistarlo para cada convocatoria. De ahí que ni Berta ni Simeone tengan dudas de la conveniencia de no dejar escapar a un central que ha rendido a la altura de un puesto tan importante en la idea del técnico.

Así las cosas, el director deportivo ya ha mantenido los primeros contactos con el agente de Felipe, Giuliano Bertolucci, con el fin de alargar su contrato más allá de 2022. Aunque no se han concretado los detalles, lo normal sería que el acuerdo con el central de 32 años se sellara hasta 2023, siguiendo la política que el Atlético suele aplicar con los futbolistas que superan la treintena. De hecho, estas primeras conversaciones perseguían el objetivo de conocer la predisposición de las partes, que han mostrado un entendimiento que habrá de cristalizar en la rúbrica del acuerdo.

Felipe, en camino de liberar una plaza de extracomunitario

Otro factor que si bien no ha sido determinante sí suma argumentos a la renovación de Felipe es que el central se encuentra tramitando la doble nacionalidad, lo que liberaría una plaza de extracomunitario en el Atlético. Una cuestión que no resulta baladí, pues a día de hoy es lo que impide, por ejemplo a Nehuén Pérez, conseguir una plaza en la plantilla.

No obstante, la obtención de la nacionalidad portuguesa por parte de Felipe tras tres años militando en el Oporto no se prevé que se produzca de manera inmediata. Cierto es que el central ya ha iniciado los trámites hace varios meses, pero los tiempos de la burocracia son inescrutables. De lo que no cabe duda es que para cuando el futbolista comience a cumplir el nuevo contrato que ya se está cocinando lo haga como comunitario.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*