Querido Atleti

Nunca pensé que tendría que escribir esta carta, pero esto es un ultimátum. Si sigues adelante con lo que amenazas con hacer, no me quedará más remedio que dejarte.

¿Cómo has podido hacerme esto? Llevo contigo toda mi vida. He sido fiel siempre, pasara lo que pasara. Te vi caer al infierno, y eso tan solo me hizo quererte más, apoyarte más, sentirme más orgulloso de estar juntos. Pero esto es diferente. Ojalá la situación fuera estar cayendo al infierno otra vez, y no esta traición miserable.

¿Qué pasó con “porque luchan como hermanos, defendiendo sus colores”? ¿Qué pasó con “por un juego noble y sano”? Aunque poca gente en mi vida lo entendiera, para mí siempre fuiste más que un equipo de futbol. Fuiste una forma de entender la vida. Me enseñaste el valor de la lealtad, del trabajo duro, del no bajar los brazos y no rendirse. Me enseñaste cosas de las que estoy muy orgulloso, y que siempre quise pasar a mis hijos. Ahora quieres tirar todo eso a la basura. Por esta mierda de liga europea. Haciendo una competición en la que solo pueden participar los ricos y poderosos, y el resto no tienen opción de entrar. Eso no es ni noble ni sano. Eso no es luchar como hermanos. Eso no es leal, ni justo. Esos no son valores que yo pueda pasar a mis hijos.

¿Te acuerdas de ese spot publicitario, con el hombre que va a al cementerio a visitar la tumba de su padre, y le dice que no puede pasar esto a sus hijos? El padre desde los cielos usa un árbol para golpear al hijo, y recordarle que eso no se puede hacer. Y nos reíamos, era gracioso porque sabíamos que era imposible, que este amor no se rompe, que se pasa de padres a hijos y es para toda la vida. Me rompe el corazón darme cuenta de que eso ha cambiado. Ya no es gracioso, de hecho es devastador el saber que si mi voy a contarle esto a mi difunto padre, ninguna rama de árbol vendrá a golpearme, porque Atleti nos has traicionado a los dos.

Quiero pensar que hay marcha atrás. Que este es un error que has cometido, te darás cuenta, y lo rectificarás. Sé que para los parasitos que han tomado esta decisión tu no eres mas que un negocio, pero quiero pensar que entre todos los que te queremos podemos cambiar esto. Nos han quitado nuestra casa y nuestro escudo. Intentan convertir nuestra pasión en una atracción turística. Mi amor por ti no ha cambiado a pesar de todo. No he tenido ninguna duda. Pero por esto no puedo pasar. Piensa, querido Atleti, ¿nos habrían invitado a esta Superliga de mierda hace diez, o veinte años? Cuando peleábamos por jugar la Europa League, y cuando habríamos dado lo que fuera por caer en octavos de la Champions contra el Chelsea, o por ser líderes de la Liga. La Liga que llevamos jugando más de un siglo. Nosotros peleamos desde lo más bajo por llegar a lo más alto. Y ahora que estamos aquí, queremos quitar a otros equipos la posibilidad de hacer lo mismo? ¿Queremos convertirnos en la misma elite que el Madrid y el Barcelona, que se creen por encima del resto? Ese no es el Atleti de mis amores, al que llevo siguiendo toda mi vida.

Así que si sigues adelante con esto, no sé que será de mi, pero no me quedará más remedio que dejarte. Te lo ruego Atleti, no me hagas esto.

Pablo Lemos

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*