Talismán Carrasco

Ha sido, sin duda, uno de los jugadores más importantes del Atlético esta temporada. Desde el carril zurdo Yannick Carrasco, de él hablamos, se convirtió en un auténtico cuchillo durante la primera gran vuelta firmada por los de Simeone. Futbolista ya en propiedad del Atlético (jugó cedido la segunda parte de la temporada pasada) continuó con el espectacular rendimiento que había dibujado tras el confinamiento.

Más allá de sus goles (el decisivo al Barça y otro en Vigo) y de sus asistencias (Elche, Getafe y doblete ante la Real Sociedad) el belga se convirtió en una de las estrellas de LaLiga por su capacidad para defender su banda pero también para desequilibrar con su excepcional regate, controlar el esférico en la banda y asociarse como pocos.

Algo cambió, sin embargo, cuando se contagió de Covid-19 y se perdió el duelo ante Cádiz y Celta (estuvo en el banquillo, pero no jugó). Desde entonces bajó su nivel y el equipo lo notó hasta el punto de que tres de las últimas cuatro derrotas (Levante, Sevilla y Chelsea en Bucarest) llegaron cuando no estaba disponible,demostrando que es un talismán para los de Simeone cuando alcanza la velocidad de crucero.

Eso espera volver a aportar ante el Betis. Baja por sanción en el Pizjuán, volvió de Bélgica con unas molestias que le han tenido apartado del grupo. Un grupo que necesita que Carrasco vuelva a ser el futbolista diferencial, que convertía la banda zurda en una autopista y su juego en una de las mayores armas ofensivas de los rojiblancos. Yannick está de vuelta y Simeone es el que más lo agradece.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*