La ascensión de Llorente en el Atlético empezó ante el Barcelona

La última vez que el Atlético de Madrid recibió al Barcelona, ​​Marcos Llorente vio el encuentro en el banquillo. Entonces, era un futbolista que estaba en un segundo plano en el conjunto colchonero. Diego Simeone prefería a otros jugadores. Pero de puertas hacia dentro, ya pensaba en su reconversión.

Casi un año después (el choque fue el 1 de diciembre de 2019) la situación ha cambiado mucho. Y para bien, tanto para el madrileño, como para el Atlético. Ahora, Llorente tiene un papel protagonista en el equipo rojiblanco. Es básico para Simeone. Y aunque no sea titular indiscutible, sí que es de los más utilizados por el Cholo, que si nada cambia, contará con él en el once ante el Barcelona.

Una amenaza en toda regla para Koeman y sus pupilos la de este mediocentro reconvertido a extremo e incluso delantero centro, con una capacidad que sorprende para buscarse la vida y resolver situaciones para llevar peligro al arco contrario. Incluso la afición le prefiere como recambio de Luis Suárez en ataque.

Todo cambió una noche de marzo en Anfield. Saltó al campo cuando peor estaban las cosas para el Atlético, y logró dos goles y dio una asistencia a Morata para que los colchoneros acabaran con el Liverpool, vigente campeón continental y, en esos momentos, el equipo más en forma del mundo.

“Simeone me había advertido unas semanas antes de que existía la posibilidad de que pudiera jugar un poco más adelante y me dijo que me preparara”, dijo Llorente en una conferencia telefónica de La Liga el jueves, que recoge Reuters. “El momento finalmente llegó y las cosas fueron bastante bien en el partido y he progresado mucho desde entonces”.

LA NOCHE DE JEDDAH

Ese fue su punto álgido, pero antes, y precisamente ante el Barcelona, Llorente ya dio muestras de que podía hacer daño en el área rival. Fue en enero, en la Supercopa de España disputada en Arabia Saudí. La semifinal deparó un choque ante el equipo entonces dirigido por Valverde y entró por Koke, que reaparecía ese día y que tras estar sólo 20 minutos en el campo (le dio tiempo a marcar) recayó de su lesión. Ese fue el tiempo también que jugó Llorente.

Su entrada coincidió con un Atlético que se fue a por el Barcelona sin complejos y que acabó dando la vuelta al marcador en el tramo final del choque, con Correa Morata como goleadores, pero con Llorente como pulmón del equipo. El triunfo originó la destitución de Ernesto Valverde del cuadro azulgrana, que en ese momento era líder de LaLiga.

En Liga, como decimos, Llorente no tuvo minutos ante el Barça en el Metropolitano, pero sí en el Camp Nou en la segunda vuelta, donde fue titular. Ha disputado dos partidos ante el cuadro azulgrana como colchonero, con una victoria y un empate. Le falta estrenarse en casa ante ellos, pero quiere mantener la racha.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*