shopping-bag 0
Items : 0
Subtotal : 0.00
View Cart Check Out

Single Blog Title

This is a single blog caption

Video Resumen EL ATLETICO SE IMPUSO POR 1-2

0 Flares Twitter 0 Facebook 0 Filament.io 0 Flares ×

La clave está en el gol, y es bueno no engañarse. Las normas del fútbol son claras a ese respecto, gana quien marca más que el rival. Es la definición más básica, también la más pura y a partir de las que se asientan todas las demás. A partir de ahí llega la ciencia, el cómo. Porque lo que la esencia no explica es que hay mil maneras de llegar hasta ese punto culminante. En el Athletic 1 – 2 Atlético de Madrid, los de Simeone encontraron la suya.

Desde que el fútbol es fútbol hay unos jugadores específicos para esa función, los delanteros. Sí, cualquiera puede sumar los suyos y mejor que los defensas y los medios también se pongan a la faena y aporten su cuota. Todos son bienvenidos pero no los hay más necesarios que los que llegan de los puntas. Son los únicos, además, que lo tienen como una obligación. Y, en este caso, en Bilbao, los del Atlético cumplieron. Primero Correa, luego Griezmann. Obligados, casi programados, cumplieron con la exigencia.

El Atlético de Madrid, que este verano no podía fichar, tiene en la cabeza contar al final de curso con un ariete poderoso, peleón y con mucho gol. Diego Costaes uno de los mejores delanteros del mundo y no solo eso, es casi la sublimación del cholismo. A nadie le extraña que la relación entre ambos fuese simbiótica porque representan la misma realidad de esfuerzo, dedicación y, en ocasiones, exceso.

Llegará, probablemente, al menos si el club es capaz de encontrar el dinero para pagar una cifra aceptable que proponga el Chelsea. En realidad los ingleses llevan tiempo con la necesidad de darle salida, lo que ha reducido el precio de la mercancía. No es bueno tener en casa a alguien que no quiere estar. Cuando este culebrón tenga desenlace se hará el reencuentro, pero aún no estamos en ese punto.

Hasta el día que aterrice Diego Costa…

Hasta el día que llegue o, mejor, hasta el día en el que se ponga finalmente en forma -preocupación clara tanto en el club como en la selección por esto, Costa es un guerrero pero no un trabajador incansable- el club tiene que buscar alternativas viables para encontrar el gol, la esencia de todo esto. Lo normal hubiese sido que Kevin Gameiro diese de sí y se pusiese esas botas, pero el francés, por unas cosas o por otras, siempre termina resultando un elemento sospechoso. También Torres tiene opciones, y seguro que aparecerá con cuentagotas, pero ya no es el delantero titular e indiscutible que un día fue.

Hay que tirar de lo demás, y no siempre es fácil, especialmente cuando se ha pasado el verano maniatado, sin posibilidad de encontrar respuestas a precio de oro. Griezmann, sí, por supuesto. Es una estrella mundial, un delantero magnífico y uno de los mejores jugadores que jamás hayan vestido la camiseta rojiblanca. Con él se cuenta, con su melena rubia para darle una vuelta a cada partido y marcar un buen numero de tantos. Pero no se debe olvidar que Griezmann no es un delantero único, es casi más un catalizador capaz de convertir los balones más ásperos en ocasiones, no siempre en gol.

Él se mantendrá cuando llegue Costa, si es que llega Costa, porque en realidad es el típico jugador que encontraría su sitio en cualquier lugar del mundo. No es su plaza la que se subasta sino la de ariete, esa en la que Gameiro no termina de convencer. Y ahí entra Ángel Correa.

Señalado desde niño

El rosarino se educó en San Lorenzo y desde que era pequeño apuntaba maneras. Fue apareciendo en las categorías inferiores de Argentina desde que era muy joven porque en sus piernas había magia y se supo desde pronto. No tardó en posarse la mirada europea en él. Era un caso obvio y el Atlético, que siempre tuvo un vínculo potente con el cono sur, creyó que esa apuesta iba a ser la ganadora.

Llegó el chico en enero y le hicieron lo típico de estos casos, un reconocimiento médico. El problema es que esto, que muchas veces se piensa como un trámite, hay veces que se tuerce. A Correa le detectaron una anomalía en el corazón y le mandaron a Nueva York para operarse. El fútbol está acostumbrado a las lesiones, a las bajas y los problemas, pero en todo eso no aparecen las dolencias cardíacas. El argentino iba a necesitar tiempo y comprensión, apoyo y ayuda. También saber que su nuevo equipo no se arrepentía de aquella apuesta.

Nunca lo hizo el Atlético y hoy marca goles con la rojiblanca. Correa, con sus tatuajes rodeando el cuello, parece mayor de los 22 años que tiene. El talento está ahí pero su juventud, como la de cualquier jugador, era algo sospechosa para Simeone. Es un técnico cartesiano, de los que castigan el error y con esas edades lo lógico es tenerlos y por arrobas. Que el Cholo no sea el mayor amante de la juventud no quiere decir que no vea el talento y, en este caso, es evidente que está ahí.

Correa no es Diego Costa, no tiene el cuerpo ni la determinación para ser alguien así. Pero sí puede ser un excelente futbolista y, a falta de otra alternativa, el puente perfecto hasta la llegada del deseado.

It's only fair to share...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on Pinterest

Leave a Reply

  • Twitter
  • Tumblr
  • Facebook
  • YouTube
0 Flares Twitter 0 Facebook 0 Filament.io 0 Flares ×
A %d blogueros les gusta esto: