shopping-bag 0
Items : 0
Subtotal : 0.00
View Cart Check Out

Single Blog Title

This is a single blog caption

Oblak manda en el derbi

0 Flares Twitter 0 Facebook 0 Filament.io 0 Flares ×

Zidane hizo un equipo para correr donde apenas hay espacio para hacerlo, porque enfrentarse al Atlético es como entrar en una sala de espejos: los jugadores se reproducen hasta hacerte sentir en minoría sin estarlo. Oblak se reflejó en todos, de principio a fin. Una vez pudo Bale correr a sus anchas, por la izquierda, donde es el jugador que era, para encontrar a Lucas en el limbo y a Cristiano en el patíbulo con el hacha. Una vez Oblak fue humano, pero una sola vez es insuficiente, porque el Madrid acosa y concede, y el Atlético tiene un Cristiano a la francesa. Griezmann es más liviano y sutil: mata y dice ‘bien sur’.

A Bale se unían Lucas Vázquez y Asensio, con el objetivo de explosionar las bandas. La contrapartida era que sin Isco, Modric y Benzema, el Madrid perdía a los mejor especialistas en jugar por dentro, en filtrar balones. Al equipo blanco no le faltó, pues, intensidad y ocasiones, pero sí sorpresa y movilidad cuando encaraba las dos líneas de cuatro de Simeone. El Atlético no corre hacia atrás, se repliega como una legión romana. Su disciplina y solidaridad en las ayudas defensivas son ejemplares. Zidane invirtió el guion en el último tramo, al sustituir incluso a Cristiano, pero sin decantar la igualdad del marcador que ahonda en la excelente adaptación del Atlético al Bernabéu, en cuyo estadio sigue invicto en Liga desde 2012.

El Madrid se decantó, pues, los centros, el balón parado, los disparos y la segunda jugada como mejores armas. A todas respondió Oblak, salvo en el caso del gol, a quemarropa. Empezó por repeler un remate con el cuerpo de Cristiano, sin quedar muy claro quién fue primero, si el jugador o la pelota. Sacó una mano primorosa en un lanzamiento sobre la línea del área e hizo un escorzo para despejar otro de Lucas Vázquez. Cuando se habla de los mejores porteros del mundo, habría que empezar por preguntarse quiénes son los mejores después del esloveno. La única duda es saber cuál sería su efectividad sin la guardia de corps que le precede, en un equipo en el que estuviera más expuesto. Eslovenia, fuera del Mundial, no es unidad de medida.

El Atlético, de más a menos

El Atlético soportó el acoso del Madrid, de más a menos, sin la sensación de estar muy incómodo. Simeone había colocado como titular a Thomas, relevo natural de Gabi, y a Vitolo, después de una inactividad que sólo puede explicar un estado de forma deficitario. En el partido quedaría de manifiesto. El canario no es todavía ese portento vertical y profundo. Thomas tuvo algunas imprecisiones defensivas, pecado en un mediocentro, pero en la salida, el africano cambia al Atlético. Toca de primera y busca a sus compañeros en verticalidad. Si continúa su progresión, está por llegar un centrocampista de altura.

En cuanto Thomas conectó con Griezmann, delantero de una movilidad irritante para sus rivales, los temblores empezaron en la defensa del Madrid, donde se alinearon Sergio Ramos y Varane, pese a las molestias del francés, debido a la lesión de última hora de Vallejo. Juanfran realizó un caño a Marcelo, Vitolo dejó pasar y Koke se hizo un lío. Para el equipo de Simeone, en realidad, era más sencillo encontrar el espacio libre que para los locales, como hizo Diego Costa al exigir lo mejor de Keylor, todavía antes del descanso. Después, el costarricense se superaría frente a Koke.

Igualdad

Hilvanar acciones que llevaran al Madrid al área con la pelota y el control era como un ejercicio de minería. Cuando lo hizo, Juanfran pudo cometer penalti sobre Kroos, no señalado, Marcelo lanzó a la cruceta y Varane al cuerpo de Oblak, que se aparece a los delanteros cual Polifemo, así como el árbitro pitó dos fueras de juego que no eran a favor del Atlético que tanto Diego Cosata como Vitolo se iban solos hacía la meta de Keylor. También a los defensas. Que se lo pregunten a Sergio Ramos, espléndido en la falta que lanzó cuando Cristiano no podía ejercer su derecho de pernada. Estaba en el banquillo.

Los goles fueron como una descarga eléctrica para el partido, en el que se reprodujo la igualdad, pero en otra situación. Al tanto de Cristiano, respondieron los rojiblancos en tres minutos. Thomas volvió a lanzar a Griezmann, que combinó con Vitolo en el área para llegar al lugar de la definición. La gestión del resto del partido por parte de los entrenadores fue diferente. Zidane cambió el registro, con Isco, Modric y Benzema, en busca de ese juego interior que no tenía. Simeone puso en el campo a Gabi y a Correa, perfiles totalmente distintos, para fortalecerse en lo defensivo y lo ofensivo al mismo tiempo. Quería seguridad pero sin perder la oportunidad de una definición aislada. El partido, al final, acabó donde empezó: Oblak

ORFEO SUÁREZ

It's only fair to share...Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
  • Twitter
  • Tumblr
  • Facebook
  • YouTube
Hola, ¿Podemos ayudarte?
0 Flares Twitter 0 Facebook 0 Filament.io 0 Flares ×
A %d blogueros les gusta esto: