shopping-bag 0
Items : 0
Subtotal : 0.00
View Cart Check Out

Single Blog Title

This is a single blog caption

Gaitán, petición obsesiva de Simeone que nunca le ha servido para nada

0 Flares Twitter 0 Facebook 0 Filament.io 0 Flares ×

En la historia rojiblanca, el Cholo Simeone tiene una estrella de honor en el paseo de la fama del Atlético de Madrid. No se ve, por ahora, por encima de las demás, pero es la segunda más venerada tras la de Aragonés. Se la ganó con creces por sus años como jugador y, principalmente, por lo que ha hecho desde que es entrenador. Lo ha ganado casi todo, ha asentado al Atleti, un equipo que se había acostumbrado a la media tabla, a luchar por todos los títulos. Luego, claro, en tanto tiempo cualquiera puede cometer algunos errores, solo que lo del Cholo con los fichajes no es siempre un acierto. Sirva de mayor ejemplo el caso de Nico Gaitán, apenas vendido al Dalian Yifang de la liga de China.

“Asumo la responsabilidad de no haberle dado los minutos que necesita para demostrar la calidad que tiene ¿Qué le falta? Que el entrenador le dé más minutos porque él no ha tenido nunca seis o siete partidos seguidos para poder responder con lo que tiene. Lo he puesto pocas veces en el lugar donde rinde mejor, que es la izquierda”, exponía Simeone a finales del pasado mes de octubre. Pero, si solo le faltaba eso, ¿por qué no le dio esa continuidad? Gaitán, como decía el Cholo, nunca ha jugado tres partidos seguidos como titular, con una regularidad que le permita ver si sirve o no sirve, si está al nivel del Atlético o no. Pero por alguna razón que no ha explicado el entrenador, no ha creído nunca en su paisano. Ahora, con una oferta de 18 millones y el agujero por la eliminación de la Champions por tapar, el Atlético le encuentra una salida.

Desde su debut el 21 de agosto de 2016 en el primer partido de la pasada campaña, un 1-1 contra el Alavés en el Calderón, en el que entró en el minuto 38 por la banda izquierda, hasta el pasado jueves, con la media hora final que jugó ante el Copenhague, en su último encuentro con el Atlético, ha jugado 49 choques oficiales. De los 72 duelos posibles, sin contar los seis encuentros oficiales que se perdió por lesión entre ambos cursos o los últimos nueve choques de su equipo en los que no figuró en la convocatoria porque su salida estaba asumida por club, jugador y cuerpo técnico, el centrocampista sólo ha sido titular en un tercio de ellos: 24.

La pasada temporada fue el decimoséptimo jugador de la plantilla por número de minutos. Sólo los porteros Miguel Ángel Moyá y André Moreira y los centrocampistas Tiago Mendes, Thomas Partey, Augusto Fernández -lesionado desde septiembre hasta junio- y Alessio Cerci jugaron menos que él durante aquel ejercicio 2016-17. Un detalle que da que pensar es también los poquísimos partidos completos de los que ha dispuesto el extremo argentino. En algo más de año y medio en el Atlético, solo ha jugado ocho partidos enteros, cuatro de ellos en eliminatorias iniciales de la Copa del Rey, como los dos contra el Elche de esta temporada.

Todo lo expuesto contrasta con la obsesión que demostró Simeone por su contratación. Durante los veranos de 2014 y 2015, el Atlético estuvo sondeando al entonces jugador del Benfica porque el Cholo le veía como una pieza clave de su equipo. Tenía todos los detalles para encajar en el sistema: muy esforzado en labores defensivas, eléctrico y vertical en el ataque y hábil en el regate, además de poseer gol. Era el Di María ‘low cost’ por el que suspiraba el Cholo. Una vez convenció a jugador y club lisboeta de que lo mejor era venir al Atlético (a cambio de 25 millones de euros) esa apuesta tan insistente no se ha mostrado nunca en el campo. Simeone tiene claro su equipo y son muy pocas las piezas nuevas que encajan en él.

Le está sucediendo, aun si salvando las distancias todavía, a Vitolo. En cierta medida, el perfil de Víctor Machín es muy similar al de Gaitán: extremo laborioso, con calidad y gol. En principio, es la alianza perfecta. Pero hasta la fecha, y ya han pasado casi dos meses desde su incorporación, el canario no ha explotado. Cuando ha tenido minutos, ha llegado a marcar, pero cuando llega el momento de la verdad, no entra en las alineaciones. Todo lo contrario que Diego Costa, que venía de estar sin jugar durante seis meses, pero desde el primer día ha sido indiscutible. Vitolo sigue esperando… que no le pase lo mismo que a Gaitán.

J.C

It's only fair to share...Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
  • Twitter
  • Tumblr
  • Facebook
  • YouTube
Hola, ¿Podemos ayudarte?
0 Flares Twitter 0 Facebook 0 Filament.io 0 Flares ×
A %d blogueros les gusta esto: