The Bhoys

14 Flares Twitter 0 Facebook 14 Filament.io Made with Flare More Info'> 14 Flares ×

Pocas veces necesita uno remontarse hasta el siglo XVI para trazar los orígenes de un equipo de fútbol pero esta vez es una de ellas. Es entonces cuando el clérigo Jhon Knox desarrolló la reforma religiosa en Escocia que en realidad resultó ser una brutal limpieza étnica que dejó las húmedas y frías calles del Glasgow absolutamente vacías de católicos. Ese debe ser el origen de la historia porque los “católicos”, así en genérico, son hoy los aficionados de uno de los dos principales equipos de la ciudad y uno de los equipos de todas las islas británicas (y del mundo) que tiene mayor número de seguidores: el Celtic FC.

Un siglo después de aquello, en la vecina Irlanda dominada por los ingleses de inicios del XVII, el entonces rey de ingleses y escoceses James VI (I de Inglaterra) pone en práctica la famosa “plantation” en el norte de Irlanda como forma de someter a los 6 condados del norte de la isla más resistente al dominio británico. El plan consistía en la apropiación violenta de grandes parcelas de terreno perteneciente a nobles irlandeses para cedérselas “gratis” a ciudadanos británicos (fundamentalmente escoceses) que cumpliesen con los requisitos de hablar inglés y profesar una religión protestante. De esta forma fue como se crearon grandes grupos de población de marcado carácter protestante y leales a la corona británica en zonas privilegiadas del norte de Irlanda rodeados de rebeldes irlandeses de origen y tradición gaélica contrarios al dominio británico y defensores de una Irlanda libre. Aquellos 6 condados son hoy la región del Ulster, la parte de de la isla de Irlanda que sigue formando parte del Reino Unido y dónde en los últimos años se ha dirimido el conflicto de Irlanda del Norte entre unionistas (protestantes) y republicanos (católicos). Un conflicto que es de vital importancia para entender parte de la esencia del Celtic.

A finales de la década de los 40 del siglo XIX se produce en Irlanda una terrible hambruna causada por la escasez de patata (debido a la mala gestión de la isla por parte de los británicos según las crónicas irlandesas) que arrasa toda la isla provocando, además de un número incalculable de muertes, el desplazamiento de millones de irlandeses hacia otros países. Los más favorecidos económicamente consiguieron emigrar hacia la emergente América del norte o del sur o incluso hacia el ilusionante país australiano. Los de menos recursos y los más pobres de entre los pobres tuvieron que huir hacia zonas más cercanas. A partir de entonces a la ciudad de Glasgow llega un incesante flujo de emigrantes irlandeses (principalmente desde el condado de Donegal en el Ulster) que no cesará hasta bien entrado el siglo XX. De bajo nivel cultural, rematadamente pobres, recelosos de los protestantes ya en su Irlanda natal y profundamente católicos los recién llegados provocan el recelo extremo de los habitantes de la emergente e industrial Glasgow que mayoritariamente profesaba el culto protestante. La realidad marca la evidencia de que ambas comunidades acaban viviendo de espaldas sin apenas conexión entre ellas. Los protestantes alegan que los irlandeses no se integraron, los católicos aducen que los protestantes no les dejaron integrarse. La realidad en cualquier caso es que los irlandeses, asentados en las partes más pobres de la ciudad (East-Glasgow mayoritariamente), necesitaron crear una ciudad al margen de los protestantes con una red alternativa de colegios, hospitales, periódicos,… y por supuesto iglesias católicas.

Una de ellas, la iglesia de St. Mary, se encuentra localizada desde entonces en Calton, un enclave al norte del río Clyde en East-Glasgow, y es allí donde el hermano Walfrid había creado su Poor Children’s Dinner Table, un comedor de caridad que intentase aliviar la extrema pobreza del barrio. El mantenimiento del comedor resultaba muy complicado por la falta de ingresos así que buscando fórmulas imaginativas para financiarse decidió fijarse en los hermanos de Edimburgo cuya comunidad de inmigrantes irlandeses de Cowgate había formado muchos años antes un club de fútbol: el Hibernian FC (Hibernia es el nombre que los romanos dieron a Irlanda). De esa forma el 6 de Noviembre de 1887, durante una reunión en la iglesia de St. Mary, se fundaba el Celtic FC. El nombre de Celtic fue propuesto por el propio hermano Walfrid en un intento de reflejar aunadas las raíces irlandesas y escocesas de la entidad.

El primer partido de los Celtic (con mayoría de jugadores del Hibernian en sus filas) es en 1888 frente los Rangers equipo fundado más de una década antes en la otra punta de la ciudad, en la parte protestante, por un puñado de aficionados al remo y que desde el principio (y mucho más después) sería el equipo de Glasgow que representase a la parte protestante de la ciudad. Ganó el Celtic 5-2 pero acababa de nacer “The Old Firm”, el partido que representa una de las mayores rivalidades futbolísticas (y no futbolísticas) del mundo. Una rivalidad que ha causado muchas muertes y un partido en el que hasta hace muy poco se podían ver banderas Orangistas, arengas a favor del IRA, retratos del Papa o escuchar la famosa y despectiva “Famine Song” (“The famine’s over now / Why don’t you go home”) que hace referencia a la hambruna irlandesa. Todavía en 1989 los Rangers tenían la política de no fichar jugadores católicos. A pesar de los esfuerzos institucionales de ambas entidades por acabar con la carga política y sectaria la rivalidad extradeportiva sigue estando latente hoy en día.

El Celtic FC. Es hoy uno de los dos equipos más importantes de Escocia y uno de los más importantes de las islas británicas. Se estima que el número de seguidores en el mundo supera los 9 millones encontrándose peñas importantes en todos aquellos lugares de fuerte inmigración irlandesa. Especialmente significativo es la comunidad norteamericana donde se estima residen un millón de aficionados al Celtic. 42 veces (12 menos que los Rangers) campeón de una liga escocesa que se les queda pequeña (se ha especulado muchas veces con el ingreso de Rangers y Celtic en la liga inglesa) el principal éxito de los “Bhoys” es sin embargo la copa de Europa que ganaron en 1967 por una plantilla que pasaría a la historia con el nombre de “Lisbon Lions” y que tenía la particularidad, para orgullo de su afición, de que todos sus miembros habían nacido a menos de 30 millas de Parkhead, el lugar donde se encuentra su estadio (Celtic Park).

El equipo de Escocia (a pesar de su origen irlandés menos del 1% de la población de Glasgow se declara hoy en día como irlandés), ese lugar en el que dicen que se inventó del “passing game”, es el equipo contra el que debutamos en la Europa League. Un equipo que puede parecer que no pasa por su mejor momento al ser eliminado de la competición por el Sion Suizo (aunque en una eliminatoria que fue invalidada por la UEFA) y haber cedido puntos imprevisibles en su liga pero siempre debe considerarse un rival peligroso. Espero de corazón que los aficionados que nos visiten en el Calderón sean algunos de esos 50000 que acudieron a Sevilla a la final de la UEFA y recibieron un premio europeo por buen comportamiento. De esa forma estoy seguro de que el partido tendrá un ambiente que lo hará precioso.

PD. Respecto a la semifinal del 74, tan famosa estos días, creo que no merece la pena hacer demasiados comentarios. Es el tipo de artículos que aparecen regularmente en la prensa tabloide británica por y para consumo de esa parte de la población británica que piensa que el “continente” europeo es una isla.
Ennio Sotanaz

Sobre admin